domingo, 1 de febrero de 2015

A la mierda la capucha.

He pasado de odiar las cosas con capucha a comprarme el abrigo con la capucha más grande del mundo.

¿Por qué? porque tengo la escoba más pesada de la vida. “Y cómprate las cosas con capucha que no te mojas y que no se te enfrían las orejas y bla, bla, bla”…y por no oírla pues me he comprado un abrigo con un capuchón enorme.

Pero oye, le he cogido gusto super rápido.  Yo me planto mi capucha y ya pueden caer chuzos de punta. No los veo, no los oigo, no los siento. Nada.  
Pero no sólo eso, ni oigo los chuzos ni oigo, ni veo, ni voy pendiente del que llevo al lado. Salgo a la calle, me escondo en mi capucha y hasta que vuelvo a entrar, es como que el mundo no existiera, palante palante…

¡Es guay! No es una capucha ¡Es un aislante! Tres narices me importa lo que pase alrededor. Es como la vida misma, yo me meto en mi historia y tres narices me importa lo que le pase al de al lado. Así de fácil. Eso sí, cuando me pase algo, tres narices le importará al de al lado lo que me pase a mí.

Y así estamos, cada vez más globalizados y sin fronteras pero más a nuestra bola y más solos.
Os juro que no conozco a mis vecinos. Sé quiénes son los de al lado y los de enfrente pero del resto ni idea. Y ya no hablemos de la gente de los portales de al lado.  Es como si hubiera llevado capucha desde hace muuuuucho tiempo. (Calentita, cómoda… indiferente)

Y en los días que no llevo la capucha, mi teléfono es mi aliado. ¿Qué voy en el autobús? Pues voy chequeando el correo, washapeando con mi escoba, leyendo mil tontadas,  pero de mirar al de al lado, ni hablamos. ¿Qué estoy esperando en la panadería? Lo mismo. Es como si “encontrarme con el otro” me aterrorizara.

 Qué imbéciles somos. Perdón. Qué imbécil soy. Cada vez más dependiente de mi espacio de seguridad y mi zona de confort me voy haciendo más frágil, más insegura.

Creo que  tengo una cuenta pendiente conmigo misma. Debería proponerme mandar a tomar viento la capucha y tirar el móvil al mar. Pero ¿Y si lo hago y me quedo sola ante un sinfín de encapuchados washapeantes? Redios que sensación de desamparo. Glup. 

Dicen los sicoanalistas que  ” en Las nuevas sociedades  la soledad es una de las enfermedades más sigilosas de la era moderna y una de las menos conocidas. Toda una paradoja para un tiempo en el que las interacciones entre individuos son cada vez más constantes y complejas”.

Supongo que si quiero recibir, tengo que dar así que, aunque me cueste, hablaré con mi escoba y le daré el abrigo.  No quiero que la indiferencia vaya conmigo a ningún lado.  Como dijo Gandhi “Se el cambio que quieres ver en el mundo”. Voy a empezar por mí.

                         A la mierda la capucha. Eso si el móvil me lo voy a ir quedando pa´ por si acaso…

Este  es un video de lo que pasa cuando te desencapuchas.




domingo, 11 de enero de 2015

Ójala que nos sigamos conociendo...

 
“Feliz Navidad y ojala que nos sigamos conociendo”… salió del ascensor y cerró la puerta con una sonrisa.

Mi escoba que es muy quisquillosa y muy muy criticona me miró sonriendo y me dijo: jo, como está el patio. Será feliz Navidad y ojala que nos sigamos viendo.

Yo también sonreí pero no dije nada. Mi cabeza estaba en las lentejas que me había dejado al fuego  y lo mismo hasta se nos habían pegado y comíamos porras.

Afortunadamente comimos lentejas. (que después de los berberechos creo que es el mayor manjar del mundo) y mientras comía me venía todo el rato a la cabeza “ojala que nos sigamos conociendo”… “ojala que nos sigamos conociendo”…

Podía haber sido una confusión pero no, mi vecino era muy consciente de lo que estaba diciendo.
Juan lleva casado desde el pleistoceno con la señora Antonia. Entre los dos cuidaron hasta el final de los padres de él, de los padres de ella y además  sacaron adelante a sus cuatro  hijos. Juan ya peina muchas canas. Antonia algunas menos. Viven solos y así como Juan sale a andar, a la piscina, a ver a los nietos o a hacer compras, Antonia sale muy poco y cuando lo hace, lo hace acompañada.

Algún día que nos hemos encontrado Juan me ha contado que Antonia anda muy despistada, que se está haciendo mayor y que se le olvidan las cosas. Que anda preocupado por ella y que la vida se va sin que te des cuenta. Que va tan rápido que de repente un día te miras en el espejo y ves que el hombre que eras, ya no es más que un viejo que no interesa a nadie…

A los pocos días volví a coincidir con Juan y con la Señora Antonia en el portal. Yo me acerqué a ella para felicitarle el año y cuando me miró me brindó una gran sonrisa y me abrazó mientras me decía: ¡Pilar has venido!, ¿Cuánto tiempo te vas a quedar?

Yo le devolví (como no) el abrazo y le seguí la corriente: Antonia ¿Cómo no iba a venir mujer? ¡ya estoy aquí!

Al separarnos miré a Juan. El me miraba con unos ojos de pr
ofundísima tristeza y me sonreía agradeciendo mi complicidad. Después cogió a Antonia de la mano y con todo el cariño del mundo le dijo: Antonia vámonos a casa, se hace tarde.

Me quedé helada. La señora Antonia ya no me conocía…pero ni a mí ni a muchas de las personas de su entorno.  Se había demenciado. Mierda.

 Y fue entonces cuando yo me despedí diciendo: adiós Juan y ójala que nos sigamos conociendo…


En España hay 1.200.000 personas que sufren Alzheimer, además de las que sufren otros tipos de demencias. (el Alzheimer acapara  entre el 60% y 70% de los casos de demencia)


Ojala que el 2015 sea un año (ya no feliz) tranquilo para ellas y para todas las personas que las cuidan.


Os dejo con un video en el que un hijo cuenta de forma muy natural y serena cómo vive la demencia  (de y con)  su padre. (muy recomendable)



lunes, 8 de septiembre de 2014

Venga pa´casa.

Yo creo que allí estábamos todas las personas del mundo.

Bonito destino turístico, si señor.

Callejuelas pequeñas,  blancas y estrechas. Embrujo andaluz.

Pescaito frito, tinto de verano, hortiguillas,  papas aliñás. Ole y ole.

Tranquilidad,  risa y distensión. Reponiéndonos de este año duro y “crisico” (de crisis). Mira mira de verdad que año tan chungo, tan  movido y tan triste.

Moreno de playa… desconexión.

-        ¡Niño sirve aquí otra cervecita y unas aceitunas que no se puede parar de la caló!
            ¡Marchando!

-        ¡Jefe cuando puedas una rubita de verano fresquita!
             ¡Ahora mismo caballero!

-        Oye mozo, ¿Cuándo nos sirves a nosotros?
           ¡Enseguida amigo!

Los del chiringuito no daban abasto cogiendo comandas y sirviendo mesas.  La freidora echando  humo y las existencias acabándose. Todos contentos  porque por fin parece que el negocio se mueve.
Encantados los del bar, encantados los de las tiendas, encantados los de los hoteles, encantados los de las actividades acuáticas….encantados todos !!Esto marcha!! ¡!Por fin nos hemos quitado de encima esta puta crisis!! (Esto Rajoy también lo dice pero sin tacos. El es más fino)

            Mientras tanto…

La Guardia Civil, salvamento marítimo, la Policia Nacional,  el Ayuntamiento y Cruz Roja amén de otras instituciones,  se las veían y  se las deseaban para controlar la llegada masiva de casi 1.500 inmigrantes que  habían cruzado el estrecho en no sé cuantas embarcaciones hinchables.  (Dicen que desde la “crisis de los cayucos” en 2006 no se había dado una llegada tan masiva)
Bueno pues estos 1.500 también estaban en Tarifa.  Muy cerca de mí, eso sí sin tinto de verano ni cervecita.

Allí estábamos todos, los unos encantados de la vida y los otros encantados de no haber muerto.
Todos bajo el mismo sol, pisando la misma playa y en principio,  beneficiarios de los mismos derechos humanos.

        Jodé que lio.

Dos fueron los polideportivos que se habilitaron para su estancia hasta ver como se resolvía la situación y muchas, muchas las personas que se implicaron dedicando su tiempo y esfuerzo en asistir a estos 1.500 pobres que no sabían donde se habían metido…(o si, pero hay que arriesgar para conseguir)

Por cierto, yo no hice nada.


Bueno ni yo ni la gran mayoría de personas que seguíamos en la playa disfrutando de nuestras vacaciones ajenos del todo a lo que estaba pasando. Era como que “aquí no pasa nada”. (que sensación de invisibilidad)

Por otro lado, creo (opinión muy mía y nada contrastada) que convenía trabajar eficazmente pero sin meter mucho ruido que la temporada alta es corta y no vamos a espantar a los turistas. Joder que está siendo una crisis mu mala y el sur está muy deprimido. Muy entendible.

Tiene guasa. Me enteré por la tele del chiringuito de la playa de lo que estaba pasando a 200 metros de mi apartamento…

En fin.

“En el año 2014 se han agravado los casos de inmigrantes intentando acceder a España de manera ilegal. La mayoría de ellos han intentado acceder a las ciudades de Ceuta y de Melilla saltando las famosas vallas de alambre de espino. El Ministerio estima que hay 30.000 inmigrantes aguardando en Marruecos el momento idóneo para saltar la valla, y en los peores días ha habido hasta 200 personas que han intentado atacar la frontera de forma conjunta.”

Me quedo con una declaración que escuché: no se trata de poner muros de contención y vallas para que no entren. Se trata de establecer políticas y crear alianzas que les permita poder desarrollarse en su propio país porque con casi total seguridad afirmo que no es agradable dejar tu tierra y tu gente para irte a un lugar desconocido donde no tienes ni idea de qué te espera.

“Intentar saltar la valla no es el único método de entrar en España, también hay quien intenta entrar a nado o en patera desde las playas adyacentes, pero la Guardia Civil los intercepta nada más llegar a tierra.”

Pues eso que mientras en las calles de Tarifa se respiraba buena onda y un cierto repunte de la economía, sus polideportivos estaban llenos de pobres infelices que se habían jugado la vida en el estrecho buscando un destino mejor…

Hoy, entrado ya septiembre,  la gran mayoría de los que nos dimos cita en Tarifa hemos vuelto a nuestras rutinas. Ya estamos todos en casa.  Nosotros a lucharnos nuestro día a día y ellos…   


                                                                                                                   Ellos…a Africa.








jueves, 27 de febrero de 2014

Enfermedad rara si, pero raro no...

28 de febrero, día mundial de las enfermedades raras...

                                                                                                                                             
Si me lo permitís, recupero parte del texto que elaboré el año pasado por aquello de que "no coja polvo":

En España hay tres millones de personas que sufren “enfermedades raras”. No soy muy dada a tirar de la Wiki  pero me ha parecido interesante pasaros el enlace para que os hagáis una “foto” de la gran cantidad de enfermedades raras que hay catalogadas.  Lo bueno es que podéis enlazar con cada una de ellas y profundizar un poco más. http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Enfermedades_raras´

Y digo yo,

¿Tener una enfermedad rara le convierte a uno en raro?... es que los humanos, como ya hemos hablado alguna vez, somos muy tendentes a etiquetarnos los unos a los otros…
Y si fuera así, como ya hay tres millones de personas con cosas raras pues todos los demás ¿entramos dentro de lo normal? ¿o los raros somos nosotros? ¿o,,,?

Bueno, me voy a la RAE (Real Academia de la Lengua) y busco RARO/A:

         1. adj. Que se comporta de un modo inhabitual. (Como yo muchas veces)
2. adj. Extraordinario, poco común o frecuente(¡Vaya! como yo, que soy extraordinaria…)
3. adj. Escaso en su clase o especie(…y soy única, sin duda)
4. adj. Insigne, sobresaliente o excelente en su línea. (Yo para bien o para mal, sobresalgo en muchas cosas)
5. adj. Extravagante de genio o de comportamiento y propenso a singularizarse. (Esto de tender a ser singular siempre me ha llamado mucho la atención y de hecho, lo ando persiguiendo)
6. adj. Dicho principalmente de un gas enrarecido: Que tiene poca densidad y consistencia. (Bueno esto ya se nos escapa un poco de la idea en la que estamos)


Pues igual no soy tan normal como pensaba…
Bien después de esta aclaración y sabiendo que a pesar de no tener una “enfermedad rara” puedo ser tan rara como el que más, vamos al tema que nos ocupa:

Cada día, tres millones de personas en nuestro país se ven discriminadas por tener una enfermedad rara.  Se sienten aislados e indefensos.
Se entiende por enfermedad  rara  aquella que afecta a un pequeño número de personas con respecto a la población general, al menos de uno de cada 2.000. Sin embargo, la mayoría de estas enfermedades son aún menos frecuentes, afectando a una de cada 100.000 personas. Se estima que hoy existen entre 5.000 y 8.000 enfermedades raras diferentes, que afectan entre el 6% y 8% de la población en total.
Pero vamos a seguir aprendiendo un poco más (yo por lo menos)
Algunas de las características  de las enfermedades raras:

Tienen tendencia a la cronicidad y a la discapacidad. La mayoría de las veces tienen un alto coste familiar, social y sanitario.

Son de alta complejidad etiológica, diagnóstica y evolutiva.

No existen tratamientos curativos o hay poca accesibilidad a los mismos.

Propician situaciones de desigualdad ya que conseguir un correcto diagnostico, acceder a medidas de prevención y a los tratamientos es muy caro y complejo (análisis genéticos, medicamentos huérfanos..)

Carecen de programas específicos, ya que al contrario que las enfermedades crónicas y generalistas, las enfermedades raras no son motivo de actuaciones de salud programadas, a efectos de gestión, provisión y coordinación de servicios por parte de las entidades.

Hay escasa o insuficiente información de utilidad para las personas afectadas y para los profesionales responsables de su atención.

Su baja frecuencia y la falta de registros, entre otros aspectos, dificulta la investigación sobre nuevos tratamientos y la demostración de hipótesis sobre la etiología de estas enfermedades.

Ufff…que complicado…



Según FEDER (Federación de Enfermedades Raras)  ”la falta de equidad hacia las familias  se percibe en cada fase de la enfermedad: en el acceso al diagnóstico, al tratamiento, en el momento del acceso a un empleo o a la hora de tener una correcta educación”...Por eso tanto FEDER como muchas organizaciones http://www.juntadeandalucia.es/salud/sites/csalud/contenidos/Informacion_General/c_3_c_6_enfermedades_raras/enlaces_relacionados?perfil=ciudhttp://www.juntadeandalucia.es/salud/sites/csalud/contenidos/Informacion_General/c_3_c_6_enfermedades_raras/enlaces_relacionados?perfil=ciud deben luchar y hacerse visibles con más fuerza y con el apoyo de todos los agentes sociales.
Es necesaria la colaboración de todos por eso, la campaña de sensibilización que FEDER ha lanzado para este año no sólo cuenta con multitud de iniciativas propias sino que invita a que cualquier persona pueda participar de múltiples maneras.

En esta entrada quiero hacerme eco de la buena campaña de sensibilización que han desarrollado (como otros años) y de lo bien orquestada que está. http://www.enfermedades-raras.org/ (Date una vuelta por la página y busca qué puedes hacer tú, seguro que encuentras algo que te encaje)

Me encanta que la creatividad  y el marketing lleguen a todos los rincones y a todos los colectivos…y sirva de herramienta de sensibilización para luchar por la calidad de vida de quienes más lo necesitan

Os dejo con el video promocional de la campaña que es bien bonito.
Buena semana a todos ya seáis normales, raros o como seáis.





domingo, 2 de febrero de 2014

La séptima

Dicen que las paredes son amarillo pollo y que cuando pones el pie en la planta se te eriza el pelo.

Dicen que los pasillos están llenos de zombis, de personas anuladas, sin conciencia.

Dicen que es la planta de los locos. De los que han perdido el rumbo o de los que lo han perdido todo…

Gritos, angustia, miradas pérdidas, balanceos, paseos a ninguna parte, soledad, miedo, alucinaciones y delirios. Todo cabe cuando tu cabeza ya no puede más o cuando tus conexiones cerebrales deciden ir por libre. Da igual lo que tu razón opine, tu inconsciente ha hablado y ha decidido apoderarse de ti por un tiempo…o para siempre.

¿Qué lo provocó? Una circunstancia, un fallo orgánico, una droga, una medicación o la genética. Qué más da, a ti te han jodido. Tú ahora estás en la séptima metido dentro de un túnel y sin saber cómo salir, bueno si lo sabes. Sabes que la solución es fácil: las ventanas están abiertas en ciertos momentos o hay medicamentos  letales que podrían caer en tus manos (eres listo y sabes cómo conseguirlos) pero…

Ya lo intentaste una vez y te salió mal ¿te acuerdas? Lo intentaste el día de año nuevo pero te pillaron y te ataron con un cinturón de imanes…mierda.

Además te dieron unas pastillas que te flotaron y no te dejaban ni abrir los ojos…y te hacías pis encima…
Semanas más tarde  te quitaron los imanes y te bajaron la dosis pero cuando tomabas conciencia y consciencia de tu realidad la idea del suicidio taladraba constantemente tu cerebro.

Ni el sicólogo, ni el siquiatra, ni los libros de autoayuda, ni los grupos de apoyo. Cuando el fantasma llega, llega. Cuando sientes que te metes en el tunel sabes que lo único que vas a desear es morir.

Estas harto de compararte con los demás y comprobar que hay situaciones más sangrantes que la tuya porque eso a ti no ni te consuela ni te ayuda. Tres cojones te importa lo “peor” que están los demás. A ti te importas tú, tú y tu luz oscura y tu nudo en el estomago y tu falta de aire.

Respiras hondo…no mejoras.
Vuelves a respirar hondo…no mejoras.


Empiezas a escuchar los sonidos de tu alrededor distorsionados y cada vez más confusos. Se te va la vista y te mareas. Has entrado en barrena. El corazón se te dispara y caes en la cuenta de que los gritos que escuchas son tus propios gritos. Sabes que te vas a desmayar y que cuando recobres el conocimiento estarás otra vez en la séptima, atado con los imanes y rezando porque en tu episodio de delirio no haya pasado nada de lo que te tengas que arrepentir. Que puta mierda. Pero es la puta mierda que te ha tocado. A cada uno le toca la suya y a ti,  te ha tocado esta.

Según la Organización Mundial de la Salud cada año se quita la vida un millón de personas en todo el mundo y por cada uno que lo consigue hay otros 20 que lo intentan.  Dicen los estudios que el estigma social y el miedo al efecto imitación han frenado durante décadas que se hable del suicidio.  
También dicen que en España es la primera causa externa de muerte (3.180 fallecidos en 2011), por delante de los accidentes de tráfico (1.128 fallecidos en 2013). Y es como que no pasara nada…nadie habla del suicidio. Todo el rato hablamos de los accidentes de tráfico, de las enfermedades, de los canceres, de las epidemias y de las pandemias pero el suicidio es como aquello de las almorranas “que se sufren en silencio” pues bien el suicidio es una enfermedad que la sociedad  también sufre en silencio...

Desde mi humilde blog quiero dedicar esta entrada a todas esas personas que por un motivo o por otro se ven tan desesperadas que entienden el suicidio como única forma de liberación. ojalá , desde aquí pudiera mandaros fuerza para "tirar palante". 

Mi escoba y yo hemos barrido por algunos rincones de la web y hemos encontrado algunos enlaces que pueden aportar información acerca del suicidio, sus causas y sus orígenes.

Espero que os resulte interesante.

ah!! También os dejo el videoclip del waltz de lo locos de Nacho Cano. Me encanta y me apetece compartirlo con vosotros.





domingo, 29 de diciembre de 2013

El resto es sólo arena...


El otro día llegue a casa con un frasco enorme de cristal. llamé a mi escoba y delante de ella, lo llené de pelotas de pingpong.

Le pregunté a mi escoba si el frasco estaba lleno. Me miró como si yo estuviera zumbada y me contestó: “Pues claro que está lleno, siempre haces cosas muy raras”.

Después cogí una bolsa con canicas y la vacié dentro del frasco. Las canicas llenaron los espacios vacios que habían dejado las pelotitas de pingpong.

Le volví a preguntar a mi escoba si el frasco estaba lleno. Miró el frasco, me miro a mi, resopló y me dijo: “que si pesadísima, que está lleno”.

Luego cogí una caja con arena y la vacié dentro del frasco. La arena llenó todos los espacios vacios entre las canicas y las pelotas de pingpong. No me hizo falta preguntar nada. Mi escoba asintió con la cabeza y dijo: “sigue lleno”.

Mientras pasaba todo esto, el olor a café recién hecho llenaba la cocina. Dejé enfriar la cafetera y eché su contenido en el frasco. El café llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Mi escoba no daba crédito. Al frasco no le cabía ni una cosa más…

¿Y bien? ¿Que quieres que aprenda de esto? Me preguntó mi escoba.

 QUIERO QUE TE DES CUENTA QUE ESTE FRASCO REPRESENTA LA VIDA

Las pelotas de pingpong son las cosas Importantes de tu vida:  tu familia, tu salud, tus amigos y todo lo que te apasiona. Son cosas que hacen que tu vida esté llena aunque te falte todo lo demás.

Las canicas son las otras cosas que sin ser imprescindibles también son un punto fundamental: un trabajo que te guste, un alquiler o una casa dignos, un coche, las vacaciones…

( Esto ¿¿huele mucho mucho  a pirámide de Maslow??)

La arena es todo lo demás, son el resto de cosas.

SI PONEMOS LA ARENA EN EL FRASCO PRIMERO, NO HABRÍA ESPACIO PARA LAS CANICAS NI PARA LAS PELOTAS DE PINGPONG.

Lo mismo ocurre con la vida. Si gastas todo tu tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendrás lugar para las cosas realmente importantes.

Presta atención a las cosas que son verdaderamente importantes para tu felicidad. 

Ocúpate de las pelotas de pingpong primero, de las cosas que realmente importan.

Establece tus prioridades,....el resto es solo arena…

Entonces mi escoba me miro y me preguntó ¿y el café, qué significa el café?
  
El café es sólo es para demostrarte, que por muy llena que esté tu agenda, siempre hay lugar para un par de tazas de café con las personas que  para ti, de verdad son importantes…

Desde mu humilde blog pido perdón a todas aquellas personas que de verdad han sido importantes en mi vida pero las he perdido por no sacar el tiempo... ni para un café.



La amistad es como las plantas, si no la cultivas...se muere. No dejes de cultivar la tuya.


Este texto ni es nuevo ni es mio pero creo que es una buena reflexión y por eso me he permitido la licencia de "tomarlo prestado". Espero que su autor me disculpe...(no pongo la fuente porque está en mil sitios distintos de Internet)

vamos a acabar el año con un vídeo super chulo que nos enseña como con actos muy muy simples podemos hacer muchas cosas.







domingo, 17 de noviembre de 2013

Cuando el río suena...

Oye mira que son buenos los alemanes. No sólo son unos perfectos gestores económicos sino que además, tienen un corazón de oro.

Dicen que desde Alemania se tiene la vista puesta en España para recoger y cuidar a los QUINIENTOS MIL perros y gatos que, anualmente, dejamos en nuestras protectoras.

¿Qué la perra se nos ha preñado y no queremos líos? A la protectora.

¿Qué  la gata está vieja? A la protectora.

¿Qué el perro ha cogido una enfermedad? A la protectora.

¿Qué en navidad regalamos un perrito y en vacaciones a ver qué hacemos con el chucho? A la protectora.

¿Qué no me mola coger la caca del perro del jardín y que en invierno es un coñazo sacarlo para que haga “sus cosas”? A la protectora.

Que nos gusta tener gato pero es que es que nos hemos embarazado y estamos esperando a un peque. ¿Igual no es bueno gato y niño juntos en la misma casa? A la protectora

Y así entre unos y otros, tenemos las protectoras llenas de amigos. (Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre…pero según estos datos evidentemente el hombre no es el mejor amigo del perro)

De unos años a esta parte suenan cada vez más alto las voces que alertan de que no se corresponde el número de habitantes con el número de perros “supuestamente” adoptados. Se desconoce cuál es el destino de estos animales, pero lo cierto es que de las hordas caninas que viajan a Alemania y otros países centroeuropeos, sólo se sabe el destino real de un 15%, puesto que el resto, desaparece como por arte de magia…

En cuanto a los Microchips, aunque las protectoras españolas están obligadas a que sea un veterinario quien los implante y registre en el banco de datos de cada comunidad autónoma,  las autonomías no están conectadas entre sí, por lo que si un perro o gato sale de su región, no está identificado. Por tanto, si sale del país, se pierde el rastro por completo.

Yo no digo ni que sí ni que no, yo sólo digo que cada vez se oye más y más alto y que cuando el rio suena…

Cuando una se interesa por  este tema y lee y lee se encuentra de todo. Desde los testimonios de asociaciones que han montado a sus perros en sus furgonetas y personalmente los han llevado a alberques alemanes http://www.elmundo.es/larevista/num187/textos/perros1.html hasta los muchos artículos que avisan de que algo poco ético está pasando.


¿Para qué están  utilizando a los animales? Entre otras lindezas para:

Experimentos bélicos. Se experimenta en perros y gatos con agentes químicos y bacteriológicos, para ver la resistencia a diversas sustancias tóxicas, nocivas y mortíferas.

Comida de animales. Perros y gatos son usados y muertos en experimentos por las marcas de comidas de animales. Les producen fallos renales, obesidad, desnutrición, daños hepáticos, reacciones alérgicas, inflamaciones estomacales, diarrea, desórdenes en su piel, lesiones, etc.
Experimentación médica. Los perros se utilizan frecuentemente en pruebas de toxicidad, investigación de cerebros, investigación dental y experimentos quirúrgicos. los perros y gatos pueden ser envenenados, privados de comida, agua o sueño, les pueden ser aplicados irritantes de piel y ojos, sujetos a estrés psicológico, paralizados, mutilados quirúrgicamente, irradiados, quemados, gaseados y electrocutados.

Cosmética. La gran mayoría de los productos cosméticos, incluyendo perfumes, champús, pasta dentífrica, tinturas para el pelo, cremas, maquillaje y desodorantes, se experimentan primero en animales. Sólo en la Unión Europea se utilizan anualmente treinta y ocho mil seres vivos en pruebas de toxicidad.

Confección de pieles. Perros y gatos son utilizados para la confección de abrigos, prendas de vestir, juguetes, etc.

Peleas clandestinas de perros, explotación en los criaderos.
Y si a esto le sumas que la legislación alemana permite experimentar con perros y gatos de perreras, importados de otros países pues a mí se me pone un nudito en el estomago que me ahoga un poco.


La polémica está servida y ahora como pasa siempre, unos dirán que esto es una flipada y otros que es cierto.

Yo tengo amigos que son  voluntarios y que van a la protectora  con toda su buena intención a pasear y cuidar a los animales y no me gustaría que su buena intención estuviera, encima,  alimentando a las mafias.

Por eso desde este humilde blog, mi escoba y yo os animamos a que seáis responsables y penséis que un animal no es un juguete y que la protectora, sea cual sea el final que le espere al animal, es un triste destino.

Esto no quita para que desde aquí, vaya mi respeto a todas las gentes que honestamente cuidan y trabajan en las protectoras para la mejora de la calidad de los animales, que sin duda también las hay, y muchas.

Si queréis saber más sobre este tema os adjunto un par de artículos


y también os adjunto el informe Vicky “trafico masivo de perros y gatos” http://www.unacremona.it/informeVicky.pdf en el que se dicen muy claritas muchas cosas. 

El documento está elaborado por la asociación Vicky Moore y llevan más de diez años trabajando en este tema.

Para terminar os dejo con un video que no tiene nada que ver con lo que hemos tratado en este post pero que también tiene como protagonista a un perro…(ya podíamos ir aprendiendo)



domingo, 22 de septiembre de 2013

Es como si en lugar de vivir, desvivieras.

Cuando el Alzheimer  se mete en tu cuerpo y se instala en tu cerebro, saca su goma de borrar y con absoluta precisión comienza  a trabajar (generalmente sin prisa, pero sin pausa…) hasta que consigue que pierdas tu conciencia del yo.  Es irreversible e irrefrenable  (borra y borra y borra…) No hay quien le convenza de que una de las cosas más injustas que existen es que una persona pierda sus recuerdos (a todos los niveles) y se tenga que conformar con vivir en un presente que inmediatamente será olvidado.

             Es como si en lugar de vivir, desvivieras.


Y  por si esto fuera poco el señor Alzheimer va más allá: cuando llega a una familia, la invade. Invade al enfermo pero también a los que comparten su entorno. Llega un momento que todos son víctimas de esta progresiva enfermedad que igual que les deteriora a ellos, lo hace también con la calidad de vida de sus familiares.

Dice el informe mundial sobre Alzheimer 2013 que en  “2050 habrá 277 millones de enfermos de Alzheimer, lo que lo convierte en una epidemia”. (Pues vamos listos)

También dice el texto que “los gobiernos de todo el mundo deben priorizar políticas de salud pública para su control y tratamiento y aplicar debates nacionales urgentes sobre los futuros acuerdos del cuidado a largo plazo” (¿Os imagináis a los gobiernos de todo el mundo poniéndose de acuerdo  y priorizando políticas de salud pública? ¡Nada menos que públicas! Ni de palo…)

El documento plantea también la necesidad de aumentar diez veces ¡diez  veces! los fondos de investigación para revitalizar la labor de prevención de la demencia, el tratamiento y la atención. Una inversión que considera "esencial" para mitigar el impacto de la epidemia de la demencia global (Señores, tenemos un problema)

También habla de formar a los cuidadores de primera línea así como de aumentarles  las prestaciones para mitigar su carga de responsabilidad y de trabajo.

A mí el informe y su contenido me parece muy muy respetable pero creo que estamos ante una serie de advertencias que se van a desoír y una serie de peticiones que no se van a cumplir. (Ójala me equivoque)

Yo pongo la tele y lejos de escuchar que se va a invertir en investigación y políticas de prevención (fundamentalísimo) lo que  escucho es por ejemplo:

Que nos hemos gastado las pelas (8.000 millones de euros entre construcción de instalaciones y demás) en una candidatura fallida llena de errores desde su concepción hasta su ejecución.
Que los gastos de representación y protocolo en Buenos Aires para la defensa de dicha candidatura (personal contratado, actividades, estancias,  dietas, viajes de promoción…) sitúa el gasto por encima de los 84 millones de euros. (¿Qué necesidad de tanto?)
O
Que nos vamos a gastar los dineros en construir un Eurovegas  de 2.590 millones para que vengan los señores de todo el mundo a dejarse los cuartos (si vienen…) de los cuales 200 van a ser para expropiaciones…
O
Que nos hemos gastado los dineros públicos en aeropuertos, autopistas, polígonos industriales o instalaciones deportivas  “fantasmas” que nadie utiliza…
O




Que las ayudas de la ley de la  dependencias se están congelando y retrasando porque no hay dinero. (¿Tal vez porque mucho de ese dinero está en manos de otros y porqué otro mucho nos lo hemos gastado sin control?…)



O

Que La Unión Europea invertirá 25 millones de euros para investigar los factores que contribuyen al riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y que se están consiguiendo grandes avances en la investigación (algo bueno,  por fin…)

O
Que en este año 2013, se ha constituido un grupo de trabajo promovido por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imerso) y un Comité para la elaboración de la Estrategia Nacional de Enfermedades Neurodegenerativas, promovido por el Ministerio de Sanidad.
(Esto también es bueno, menos mal)

Pero  que

Las cifras rebasan la frontera de los 1,5 millones de personas potencialmente afectadas en España. Un estudio elaborado por la Ceafa establece que como media el coste anual, asciende a unos 30.000 euros, por lo que no hay más que multiplicar por el número de familias, resultando la increíble cifra de 45.000 millones entre costes directos e indirectos. (Esto ya no es bueno)

Resumiendo, que necesitamos  mucho dinerito para que nuestros enfermos y sus familias puedan vivir dignamente así que señores pensantes y resolutores, déjense de inversiones y construcciones faraónicas no sostenibles con resultados imprecisos e inseguros y vayamos a lo seguro. A controlar bien el gasto, a pensar  bien en qué gastamos y a tener muy controladito a todo aquel que tiene acceso a meter la mano en el arca. 

Yo en esto del Alzheimer no manejo presupuestos ni decido nada pero si manejo grandes dosis de paciencia y ternura que cada día intento que lleguen a cada una de las personas enfermas de Alzheimer y otras demencias con las que trabajo. A todos ellos, desde aquí mis respetos y las gracias por las grandes lecciones de vida que me dais día a día.



Un abrazo lleno de afecto y de respeto para todas las personas que de un modo u otro vivís de cerca la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia.